Galette francesa, la versión bretona del crêpe

Hoy os traemos un plato de una de las zonas más bonitas de Francia, la Bretaña. Y es que se trata de una región de costas, de montañas, de viñas y de paisajes naturales. Su variedad paisajísitica se asemeja a su variedad gastronómica, ya que ofrece platos típicos basados en carne, en pescado, y qué decir de sus fantásticos quesos. Pero además de todo esto, no te puedes ir de la Bretaña sin probar una de sus joyas de la corona, la galetteSigue leyendo “Galette francesa, la versión bretona del crêpe”

French toasts, la versión internacional de la torrija

Estamos en tiempo de torrijas, uno de los postres más típicos de España. Pero realmente el concepto no nació aquí, fue creado en Europa con el fin de aprovechar el pan del día anterior. De ahí surge la receta de las tostadas francesas, también conocidas como French Toasts o Pain Perdú (pan perdido o desaprovechado). Sigue leyendo “French toasts, la versión internacional de la torrija”

Bredeles, la navidad al estilo francés

Llega la Navidad y los atracones a comer son recurrentes. Es una época de reuniones familiares, comidas copiosas y copas de champagne. Son unas semanas en las que las bandejas de turrones, polvorones y mazapanes vuelan en nuestro país pero, ¿te has preguntado qué se come en Navidad en otros países del mundo? Sigue leyendo “Bredeles, la navidad al estilo francés”

Crêpes rellenos de chocolate: ¿Existe merienda mejor?

¡Muy buenas familia! Si hay un dulce francés por excelencia es el crêpe de chocolate o nutella. Pocos han visitado nuestro país vecino y no se han dejado llevar por estas tortitas tan deliciosas. Prometemos hacer otro post para contaros algunas ideas de crêpes salados, pero hoy os queremos contar la receta más clásica. Sigue leyendo “Crêpes rellenos de chocolate: ¿Existe merienda mejor?”

Crème brûlée, la cuisine française en estado puro

La crème brûlée es uno de los postres más famosos de Francia y, quizás, uno de los más conocidos por cocineros y amantes del buen comer. Se trata de una delicia que combina la suavidad de la crema con el crujiente del caramelo, una fusión perfecta. Sigue leyendo “Crème brûlée, la cuisine française en estado puro”

Sándwiches del mundo: Croque Monsieur

croque_monsieur_logo

Hoy estrenamos una nueva serie de posts para chuparse los dedos, entradas que hablan de los sándwiches más famosos del planeta, esos que nos harán disfrutar y transportarnos a sus lugares de origen. Comenzamos con uno de los más característicos del país galo, el Croque Monsieur.

Sigue leyendo “Sándwiches del mundo: Croque Monsieur”

Ratatouille: verduras al estilo francés

ratatuille_logo

Seguro que habéis visto la entrañable película de la ratita que quería convertirse en chef, ¿verdad? Pues su título no sólo recuerda a este pequeño roedor, sino que hace un bonito homenaje a una de las recetas tradicionales de la gastronomía francesa. Sigue leyendo “Ratatouille: verduras al estilo francés”

Hoy comemos en… Eh Voilà!

crepe_logo

Las crêpes, conocidas en todo el mundo con diversos nombres, nacieron en la región de Bretaña, en Francia entre los agricultores del medievo. Aunque su versión más típica es la dulce, especialmente esas increíbles tortas de Nutella o chocolate de los puestos callejeros parisinos, en su forma salada también han ido expandiéndose por nuestra cultura culinaria.

El restaurante Eh voilà! de Valladolid es una crepería que destina la mayor parte de su carta a esta especialidad francesa, aunque para los que prefieran otro tipo de plato, ofrecen también ensaladas, quiches, pastas o carnes a la parrilla.

En nuestra visita, degustamos 3 crêpes distintas: la siciliana, la paisana y la francesa. La primera de ellas (9,15 €) recordaba bastante al sabor de una pizza: champiñones, jamón york, queso mozzarella, pepperoni, cebolla crujiente, aceitunas negras y orégano hicieron una amalgama perfecta en la boca. ¡Muy recomendable!

La paisana (8,95€) estaba rellena de crujiente de cebolla, bacon, champiñones, queso gouda y huevo frito. Es una mezcla muy jugosa y desde luego, estaba riquísima. Por último, pedimos la francesa (8,75€), más sencilla, que estaba sólo compuesta de tres ingredientes: bacon, queso brie y huevo frito.

Todas las crêpes son bastante grandes, están bien repletas y si no eres de comer mucho, son suficientes para saciarte. Nosotros no pedimos ningún entrante (aunque son todos muy tentadores) porque queríamos reservar un huequito para el final. En la carta de postres, Eh Voilà! vuelve a ofrecernos su especialidad con rellenos absolutamente deliciosos. Sin embargo, nosotros elegimos la tarta del día, que en esa ocasión era un tiramisú de Baileys, y un brownie de chocolate y nueces, helado de vainilla y chocolate negro caliente por encima.

En nuestra opinión, es un sitio que merece una oportunidad, dada la variedad y exquisitez de su carta. La visita supone un precio medio de 15-17 euros. Además, es interesante que indican las intolerancias y alergias y cocinan algunos platos aptos para celíacos; así como que cuentan con servicio take away. Eso sí, normalmente hay que reservar con antelación. ¿Te animas a llamar?